La detención de Puigdemont
Report Fotografía / 27 de marzo del 2018
Texto y Fotografías: Eloy de Mateo
Foto Eloy de Mateo
Concentración junto a la delegación del gobierno en Barcelona, el día en el que Puigdemont fue detenido / Foto: Eloy de Mateo
El 19 de marzo, Puigdemont anuncia que estará en Finlandia del jueves al sábado, participando en una serie de actos en ese país.

El 21 de marzo, JxCat y ERC, acuerdan presentar como candidato a la presidencia de la Generalitat a Jordi Turull, que era un candidato que el gobierno central ya había anunciado que estaba dispuesto a tolerar pero, sorpresivamente y tras haberse anunciado a Turull como candidato, el juez Llarena cita a declarar ante el Tribunal Supremo al propio Turull y a Josep Rull, Carme Forcadell, Raül Romeva, Dolors Bassa y Marta Rovira, el viernes 23 de marzo del 2018.

Empezaba en ese momento la operación para detener a toda la cúpula independentista, incluido Puigdemont. Todo ello ante la sorpresa de los políticos catalanes que veían como el estado se saltaba lo acordado tácitamente.

El jueves 22 de marzo se celebra de urgencia la sesión en el "Parlament de Catalunya" en la que se ha de votar la candidatura de Jordi Turull. La CUP, se abstiene con lo que no es posible investir al candidato y habrá que esperar a la segunda votación el sábado, en la que es suficiente la mayoría simple. Pero el viernes, el candidato Jordi Turull y los demás encausados han de presentarse ante el juez Llarena, en el Tribunal Supremo.

El viernes 23 de marzo, el juez manda a prisión a todos los encausados y paralelamente, se activa la operación para detener a Puigdemont, aprovechando su viaje a Finlandia.

Marta Rovira, de ERC, ante el plan urdido contra ellos, no se presenta ante el juez y viaja para refugiarse en Suiza.

- La detención de Puigdemont

Ese mismo 23 de marzo, el juez Llarena activa la euroorden de detención contra todos los políticos catalanes refugiados en Europa, la orden de detención llega a Finlandia. Para ganar algo de tiempo, las autoridades finesas piden que la orden les sea enviada de nuevo en inglés, ya que el juez la había enviado en español, de esta manera Puigdemont tiene la oportunidad de huir, lo hace en coche esa misma noche, evitando de esta manera tomar el avión y que la policía finesa tuviera que detenerlo en el aeropuerto. Pero los servicios secretos españoles ya habían previsto esta circunstancia, llevaban tiempo siguiendo a Puigdemont y, según se ha publicado, habían colocado un geolocalizador en su coche, de esta manera sabían siempre donde estaba.

En su camino de regreso a Bélgica, durante el sábado 24 de marzo, Puigdemont cruzó Dinamarca sin nigún problema.

Habiéndose puesto de acuerdo con Alemania, desde España se da aviso a la policía germana cuando detectan que Puigdemont ha entrado en el país, esto fue el domingo 25 de marzo y, a apenas 30km de la frontera dentro de Alemania, Puigdemont es detenido en una gasolinera.

La detención se produce a las 11: 19h, cerca de la localidad de Schuby. Después de pasar por comisaría fue trasladado a la cárcel de Neumünster.

Ahora está pendiente toda la cuestión legal.
Foto Eloy de Mateo
Manifestante en Barcelona, frente a la delegación del gobierno español, afectado por la noticia de la detención de Puigdemont / Foto: Eloy de Mateo
Ante estas circunstancias, la ANC y Ómnium convocan manifestación de protesta hasta el consulado alemán en Barcelona, al mismo tiempo desde los CDR, se convoca concentración frente a la delegación del gobierno.
Foto Eloy de Mateo
Concentración junto a la delegación del gobierno en Barcelona, el día en el que Puigdemont fue detenido / Foto: Eloy de Mateo
La manifestación hasta el consulado se hace sin problemas, pero en la concentración junto a la delegación del gobierno se producen incidentes.
Desde algunos sectores como la ANC o la CUP, se pide que se invista a Puigdemont, sin embargo desde ERC tienen una visión menos enfrentista y su opción es la de formar gobierno, recuperar el control de la Generalitat y quitarse de encima la aplicación del artículo 155, de esta manera el “president del parlament”, Roger Torrent, trata de unificar a las fuerzas independentistas en este sentido.