Investidura a la presidencia del gobierno (1)
Report Fotografía / 26 de julio del 2019
Texto: Eloy de Mateo
Después del pacto en Barcelona, se discuten los acuerdos entre PSOE (Partido Socialista Obrero Español) y Podemos, que deben de dar como resultado una coalición de ambos partidos en el gobierno español, de esta manera Podemos apoyaría la investidura del socialista Pedro Sánchez.
- Gráfico de los resultados electorales:
Fallido el primer intento de investidura de Sánchez, se pone en evidencia que PSOE y Podemos son íntimos enemigos incapaces de llegar a acuerdos profundos, mas allá de los puntuales por conveniencia.

Son dos formaciones creadas en distintos momentos. con distintas intenciones y con distintos objetivos.

Parece abrirse una etapa de nueva transición en el país.
Resultado de las Elecciones Generales del 2019:

PSOE (Partido Socialista Obrero Español): 123 diputados -
PP (Partido Popular): 66 diputados -
Cs (Ciudadanos): 57 diputados -
UP (Unidas Podemos “Podemos”): 42 diputados -

PSOE+UP= 165 diputados -
PP+Cs+VOX= 147 diputados -

El resto suman: 38 diputados -
Se conforman dos grandes bloques:
El que podríamos decir de izquierdas: PSOE y UP, encabezado por el PSOE y el de derechas: PP, Cs y VOX, encabezado por el PP.

Como no es esperable que los partidos del bloque de derechas voten a favor de Sánchez, el PSOE necesita de los votos de Podemos para que su candidato sea presidente, por lo que desde el PSOE se abren negociaciones con Podemos para recibir sus votos.

Para apoyar al PSOE, Podemos pide una coalición entre ambos partidos y entrar en el gobierno. El problema es que en el PSOE desconfían de ellos, por lo que le imponen condiciones para llegar a esa coalición.

La primera ha sido exigir la retirada de Pablo Iglesias que no podrá optar a la entrada en el gobierno.


Iglesias acepta dar un paso al lado y no aspirar a tener cargos en el nuevo gobierno, pero esto no significa que no vaya a “mandar en la sombra” influenciando en los miembros de su partido que vaya a haber en el ejecutivo. Así que Iglesias ha pedido que, a cambio de su retirada, se asegure la presencia de miembros de Podemos en el futuro gobierno.


Desde el PSOE, se ve a Podemos como un socio peligroso al que hay que tener controlado. Temen que gobernar con ellos puede significar darles demasiada importancia y que les lleven a realizar políticas que no desean. También presuponen que los de Iglesias tratarán de seguir aprovechándose del “procés” de independencia de Catalunya para dar problemas (el gobierno central no es el ayuntamiento de Barcelona).

- Pedro Sánchez refiriéndose a Pablo Iglesias:
Yo no necesito un vicepresidente del Gobierno, necesitaría un vicepresidente del Gobierno que defienda la democracia española. Cuando habla de presos políticos, ¿Qué está diciendo?

Sánchez preferiría que fuera el PP el que por “razones de estabilidad del estado” le votara y no tener que depender de los de Iglesias, pero de momento, en el PP, no van a facilitarle las cosas al candidato socialista, todavía recuerdan el “no es no” cuando Sánchez se negaba a votar a favor de la investidura de Rajoy (PP) en 2016, aunque finalmente, desde el propio PSOE y desautorizando a Sánchez, se facilitó que Rajoy fuera presidente. Y de que fue Sánchez junto con Podemos, los que montaron la moción de censura que expulsó a Rajoy de la presidencia.

- Irene Montero (Portavoz de Podemos):
Nos apena que el candidato socialista (Pedro Sánchez) busque el apoyo de la derecha; nos apena también que no solamente amenacen con una repetición electoral sinó que quieran ir a una investidura fallida

- Pablo Iglesias declara irónicamente que, a Sánchez, solo le falta pedirle el apoyo también a VOX.

- Adriana Lastra (Portavoz del PSOE):
Desde el minuto cero, desde el día siguiente de las elecciones, hemos dejado claro que Unidas Podemos es nuestro socio preferente

24 de julio del 2019
Desde el PSOE se envía a la prensa un documento con lo que se le ha ofrecido a Podemos, insistiendo en que es una buena oferta.


En Podemos responden que les han ido ofreciendo diferentes ministerios inexistentes o vacíos pero hasta ahora, nunca se los habían ofecido todos juntos. Se quejan de que nunca se les ha ofrecido aquello que les permitiese desarrollar las políticas que consideran imprescindibles: subir el SMI, acabar con la temporalidad, escuelas gratuítas de 0-3, bajar la factura de la luz o medidas para combatir la emergencia climática.

Las negociaciones se rompen, pero se vuelven a reemprender. Desde Podemos se manda un nuevo documento al PSOE con sus nuevas exigencias y, a ultima hora del día, desde el PSOE se filtra ese nuevo documento.


Con esta “jugada sucia”, los socialistas pretenden indicar a la opinión pública que los “podemitas” están exigiendo cosas inasumibles. Desde Podemos rápidamente se replica que ese documento era solo un principio para negociar a partir de él.

La votación de investidura se realizará el 25 de julio, solo quedan unas horas y, en estos momentos, la relación entre PSOE y Podemos parece muy deteriorada.

25 de julio del 2019
A primera hora Podemos presenta una nueva propuesta rebajada respecto a la anterior, para tratar de desbloquear la situación.


Sin embargo desde el PSOE, se responde que es “más de lo mismo”. Sánchez en su intervención en el congreso explica los motivos del desacuerdo al tiempo que trata a los “podemitas” de poco preparados para darles responsabilidades de gobierno. Pablo Iglesias pide respeto, recuerda que en la moción de censura para echar a Rajoy, apoyaron a Sánchez para formar gobierno con él y sorprende con una nueva oferta de última hora. La portavoz del PSOE, Adriana Lastra, responde a la nueva oferta de Iglesias volviendo a incidir en la poca preparación del equipo de Podemos. En el video podemos ver todas estas intervenciones.
Discurso de investidura de Pedro Sánchez
Pablo Iglesias anuncia que renuncia para facilitar el acuerdo PSOE-Podemos
Pablo Iglesias se queja de que no hay voluntad de acuerdo por parte del PSOE
Sánchez dice al PP que se abstenga para facilitar la formación del gobierno
En el Parlament de Catalunya, 24 de julio, Jessica Albiach de “Els Comuns” (Podemos en Catalunya) explica que anunciar elecciones plebiscitarias o hacer declaraciones unilaterales de independencia es absurdo y pregunta al president Quim Torra, que va a hacer el govern en referencia a la próxima sentencia a los políticos juzgados por el “procés”. Torra no contesta a la pregunta y responde que Podemos debiera de presionar al PSOE para que acepte el derecho a la autodeterminación.
Intervenciones finales de los líderes del PSOE y Podemos en el día de la investidura
Ahora se abre un periodo de dos meses para volver a intentar un acuerdo de gobierno y, si pasado este tiempo no hay gobierno, nuevas elecciones. Todo esto con la sentencia pendiente del juicio a los encausados por el “procés” catalán como telón de fondo, complicándolo todo. Este ha sido uno de los motivos por los que Pedro Sánchez es tan cauteloso en incluir a Podemos en el ejecutivo, consciente de que podrían usar el “procés” para atacarle desde dentro.

Todo esto ocurre en un delicado momento social y económico para el país que puede tener consecuencias inesperadas.

En todo caso, el paso del tiempo e incluso unas nuevas elecciones, podrían favorecer la vuelta al bipartidismo comandado por PSOE y PP.
Por otra parte, parece que estamos en una segunda transición que ha de reformar nuevamente el mapa político y administrativo del país y en la que, como en la primera tras el fin de la dictadura franquista, los dos partidos creados ex profeso para llevarla a cabo (el PSOE, creado (o si queremos recuperado) en 1975 a partir de un antiguo partido existente en la república, pero realmente se creó un nuevo partido para ocupar el espacio del Partido Comunista, anularlo y representar el espacio de la izquierda democrática. Y el PP (entonces Alianza Popular) creado en 1976 para absorver a la extrema derecha y representar el espacio de la derecha democrática) y que desde entonces se han alternado en el gobierno, tienen de nuevo un papel histórico a desempeñar en el que está en juego su propia relevancia. Ese papel es la participación en la creación de los nuevos espacios políticos con los nuevos actores que entran en escena (unos mas aceptables y otros menos) y, junto a ellos, la reorganización del estado, como sucedió en la transición del 78.