Revolución en Bielorrusia
Report Fotografía / 16 de agosto del 2020
Texto: Eloy de Mateo
Entre acusaciones de fraude, Aleksandr Lukashenko ha vuelto a ganar las elecciones con mas del 80% de los votos, según los datos oficiales.

Desde la oposición, representada en Svetlana Tihanovskaya, se asegura que ha habido fraude y no se reconoce el resultado oficial.

Miles de personas en todo el país han salido a las calles a protestar, produciéndose enfrentamientos con la policía cuyo balance es de miles de detenidos, cientos de heridos y varios muertos.
La jornada electoral
El 9 de agosto del 2020 se celebran las elecciones, Veronika Tsepkalo,se va del país camino hacia Moscú para reunirse con su marido e hijos, María Kolesnikova permanece en Bielorrusia junto a Tihanovskaya.

No se permiten observadores internacionales, se interrumpen las conexiones de internet, los antidisturbios y parte del ejército empiezan a tomar las calles. Todo está preparado para la represión al final de la jornada, cuando está previsto anunciar una aplastante victoria de Lukashenko por lo que gente saldrá a protestar por el fraude.

Finaliza la jornada y todo va como había previsto el gobierno, se anuncía que Lukashenko ha vencido con el 80% de los votos y miles de Bielorrusos salen a protestar en todo el país por el “pucherazo”, los antidisturbios ya están preparados y empieza la represión contra los manifestantes originándose una noche de violencia.
Los principales candidatos de la oposición eran, Viktor Babariko, Serguéi Tikhanovski y Valery Tsepkalo.

Bababariko y Tikhanovski están en prisión, tal como se explica en la pagina anterior y Tsepkalo ha abandonado el país, para refugiarse en Rusia, ante los indicios de que también iba a ser detenido.

La eliminación de candidatos opositores es la practica habitual del gobierno en Bielorrusia, pero en esta ocasión tres mujeres se han unido para enfrentarse al actual presidente.
Ellas son:
Veronika Tsepkalo, esposa de Valery Tsepkalo
María Kolesnikova, representante de Viktor Babariko
Svetlana Tihanovskaya, esposa de Serguéi Tikhanovski.

Las tres representan a las candidaturas de los opositores encarcelados o que han tenido que salir del país y las tres candidaturas se han unido en una sola, liderada por Tihanovskaya.

Tihanovskaya declaró a la agencia EFE “No busco el poder. Nunca me interesó la política, pero sé que esta es la única forma de liberar a mi marido

Kolesnikova explica “Lo habíamos acordado con Babariko. Si lo detenían junto a su hijo, Eduard, yo encabezaría la campaña y apoyaríamos al candidato con más opciones, es decir, Tihanovskaya

Tsepkalo dice “Tihanovskaya y yo estamos en una situación muy parecida. Somos mujeres, esposas y madres, antes que políticas. Su marido está en prisión, el mío tuvo que huir, ya que amenazaban con detenerlo

Otras personas destacadas en el equipo son, la portavoz, Anna Krasulina, María Moroz, jefa de campaña y sus apoderados, Nicolás Kozlov y Olga Kovalkova.

El plan es vencer a Luckashenko para apartarlo del poder y, seguidamente, liberar a los presos políticos y organizar unas nuevas elecciones libres, democráticas y sin fraude, en las que se puedan presentar todos los candidatos, incluido Lukashenko.
Detención, videos y salida del país
El lunes por la tarde,10 de agosto, tras las elecciones, Svetlana Tihanovskaya, da una rueda de prensa en la que se la ve angustiada, explica que las autoridades se han separado del pueblo, que nunca esperó que iban a reaccionar de una forma tan violenta ante las manifestaciones, que esto da miedo y que de su parte harán todo lo posible para que esto no vuelva a ocurrir. Añade que las autoridades deberían de pensar en la forma de entregar el poder de forma pacífica.
Rueda de prensa de Tikhanovskaya, el lunes, tras las elecciones
Tras estas declaraciones fue a la Comisión Electoral Central (CEC) en Minsk para impugnar los resultados, un trámite solo estético porque era evidente que esa impugnación no sería aceptada.

En el despacho de la CEC la esperaban dos altos cargos del KGB, no sabemos si ya sabía o sospechaba que iban a estar alli, con los que está reunida (o detenida) durante varias horas.

En esa reunión (o detención) se grabó un vídeo en el que, Tihanovskaya, con aspecto desencajado, lee un comunicado que tiene en sus manos y que no se ve en pantalla: “No quiero sangre ni violencia” pide a la población que deje de manifestarse “El pueblo de Bielorrusia hizo su elección. ¡Bielorrusos! Les pido que atiendan a razones y respeten la ley. Les pido que no se enfrenten a la policía y que no salgan a las plazas, para no poner en peligro sus vidas. Cuídense y cuiden a sus seres queridos”, es el video que querían los de la KGB.

Mas tarde, Tihanovskaya, grabó otro en el que, con la misma expresión de angustia, dice: ”Pensé que esta campaña me había endurecido mucho y me daba tanta fuerza que podía soportarlo todo. Pero problablemente he seguido siendo la mujer debil que era originalmente. He tomado una decisión muy dificil para mí” refiriéndose al exilio en otro país “Ninguna vida vale lo que está pasando ahora. Los niños son lo mas importante en nuestras vidas”.
Tres mujeres retan a Lukashenko
Pero si partimos de que las elecciones siempre están amañadas, la nueva candidata no podrá ganar, la oposición no reconocerá los resultados y tendremos servido el enfrentamiento.
Una campaña electoral exitosa a pesar de las presiones y las amenazas.
A Tihanovskaya se le permitió presentarse mientras Lukashenko la menospreciaba sin el menor miramiento. Pero, a lo largo de la campaña, la candidata se fue creciendo y a medida que se acercaba la votación no dudó en llamar “dictador” al presidente y a retarlo a un debate que, Lukashenko, ignoró. Incluso logró aglutinar en sus actos de campaña hasta 60.000 personas, algo nunca visto en Bielorrusia.

La consecuencia de este éxito es que, en la víspera de los comicios, María Moroz, jefa de campaña de Tihanovskaya, es detenida, se dijo que por error, y luego liberada. Es interesante saber que, tanto Tihanovskaya como Moroz, desde el principio de la campaña, han enviado a sus hijos a Lituania.
Videos de Tikhanóvskaya, grabados el día de su detención
Tras la reunión (o detención), Tihanovskaya, sale del país rumbo a Lituania donde, ya desde hacía tiempo, había enviado a sus hijos con los que ahora se reunirá de nuevo mientras su marido sigue en la cárcel.

La acompaña su jefa de campaña, María Moroz, ambas, con sus respectivos hijos, permanecerán en Lituania por tiempo indefinido.

Cuando llegan al vecino país, es cuando se difunden estos videos, dándose a entender en ese momento, que Tikhanóvskaya, los había grabado por propia iniciativa en Lituania.

Linas Linkevicius, ministro de Asuntos Exteriores de Lituania, anunció la llegada de Tihanovskaya, añadiendo que el gobierno bielorruso ha ayudado en la operación.
El complot exterior
Lukashenco basa su campaña en que existe un complot exterior contra Bielorrusia. Dice que hay agentes de desestabilización que tratan de sembrar el caos, pero que no lo conseguirán, no va a permitir un “Maidán” en Bielorrusia. Ha acusado al Reino Unido y a Occidente en general, también a Polonia, la República Checa, Ucrania e incluso a su aliada, Rusia.
Los mercenarios de “Wagner”
A diez días de las elecciones presidenciales, en las afueras de Minsk, el KGB arrestó a 32 rusos acusándolos de ser mercenarios de “Wagner”, empresa que pertenece a Yevgeni Prigozin, vinculado a Putin. También, en el sur del país, fue detenido otro supuesto mercenario ruso.

Los arrestados en Minsk estaban alojados en un balneario y, según la información oficial, la policía fue alertada por los trabajadores del establecimiento que detectaron comportamientos extraños en esos clientes.

Según cuenta la agencia estatal Belta, levantaron sospechas porque no actuaban como típicos rusos, no bebían alcohol, no iban a los lugares de entretenimiento, parecía que estudiaban atentamente el terreno y vestían ropa militar (Como para pasar desapercibidos), tambien ha publicado los nombres de los 33 detenidos, que tienen entre 24 y 29 años.

Lukashenko, afirmaba tener conocimiento de que hasta 200 mercenarios rusos habían entrado en el país pero, de esto, no se ha vuelto a hablar.

Se convoca al consul ruso en Minsk, Kiril Pletnev, para pedir explicaciones y este responde que Rusia no está detrás de ningún complot en Bielorrusia, explica que “El 25 de julio, los miembros de “Wagner”, debían volar de Minsk a Estambul y de ahí a un tercer país para llegar a un Estado latinoamericano”. Es decir, reconoce de forma implícita que en Rusia hay organizaciones paramilitares a pesar de estar prohibidas en ese país, que trabajan para el Estado y que intervienen en Suramérica. Toda una colección de despropósitos en un episodio surrealista.
Los asesinatos de Minsk.
Maria Kolesnikova es la representante de Viktor Babariko, el opositor que sigue en prisión. Tras la salida de Moroz, Tihanovskaya y Tsepkalo, es la única que aún sigue en el país y dice que no piensa marcharse.
Nuevo mensaje desde Lituania
El 14 de agosto, Svetlana Tihanovskaya, publica un texto y un video en los que se anuncia la creación del “Consejo de coordinación para el enlace con las autoridades de Bielorrusia”.

Tihanovskaya confirma que la jefa del Estado Mayor sigue siendo María Moroz, que se encuentra con ella en Lituania y reitera la autoridad de Olga Kovalkova y Nicolás Kozlov como personas de confianza para coordinar la acción del Estado Mayor en Bielorrusia.

Desde Lituania dice “Declaro que estamos dispuestos al