El presidente de EEUU, Joe Biden, explica la retirada de Afganistan y el inicio de la operación de evacuación.
- Majtab al-Jidamat, el germen de Al-Qaeda

En 1985 Osama Bin Laden inaugura en Afganistán el campamento “Masala Camp” dirigido por su hermana Shaika y el marido de esta, Jamal Khalifa. Es un campo de reclutamiento y entrenamiento de yihadistas” financiado por Arabia Saudí y Gran Bretaña con la tapadera del acuerdo Al-Yamamah.

EEUU se limitaba a financiar y dar apoyo a los muyahidines afganos porque se podía justificar diciendo que estaban ayudando a unos “luchadores por la libertad”. Además, esta relación tan indirecta les daba libertad para destruir a Osama Bin Laden si se les volvía contra ellos o cuando fuera conveniente.

Operando desde Peshawar (ciudad de Pakistán), Osama Bin Laden logró reclutar un ejército de 35.000 hombres que fueron armados, entrenados y organizados.

Esta organización de reclutamiento se llamaba “Majtab al-Jidamat” (Oficina de Servicios) que fué el germen de lo que posteriormente sería Al-Qaeda (la base), haciendo referencia a la base de datos en la que estaban inscritos los terroristas.

Esta operación estaba coordinada desde arriba por un palestino llamado Abdullah Azzam, que fue maestro de Bin Laden en la universidad, y a ella se unió en los años 90 el egipcio Aymán Al-Zawahiri.

Una vez derrotado el ejército soviético, la guerra en Afganistán siguió en forma de guerra civil hasta la victoria de los talibanes que impusieron su régimen radical con el Mulá Omar al frente. Se abría de esta manera una nueva etapa oscura de dolor y sufrimiento para Afganistán.

Tras la victoria islámica, Azzam proponía el enfrentamiento contra los regímenes musulmanes seculares próximos a EEUU y Al-Zawahiri atacar directamente a los EEUU.

Finalmente Bin Laden, se puso del lado de Al-Zawahiri. De esta manera Azzam quedo fuera y murió en un atentado que se sospecha ordenó Al-Zawahiri, mientras la organización pasó a ser dirigida por Bin Laden y Al-Zawahiri.

- EEUU vuelve a Afganistán como actor protagonista

El 11 de septiembre del 2001, se producen los atentados del 11-S.
Unas rápidas investigaciones acusan a Osama Bin Laden y su organización, Al-Qaeda. Es entonces cuando estos nombres son conocidos por el público y se inicia “La guerra contra el terror”.

Ya hemos visto que Bin Laden se movía por la zona de Afganistán y Pakistán, por lo que EEUU, reune una coalición de paisés de la OTAN y se va a derrocar al régimén talibán y encontrar a Bin Laden. Ese mismo octubre del 2001, se inicia la invasión de Afganistán.

También se invade Irak para derrocar a Sadam Hussein, acusándolo de tener unas armas de destrucción masiva inexistentes y, posteriormente, se desestabliza completamente la zona provocando la guerra de Siria, mediante una “Primavera árabe”. Todo esto provoca la devastación y muerte en la zona, el nacimiento del “Estado Islámico” (escisión de Al-Qaeda en Irak) y, en Europa, atentados y crisis de refugiados.

En Afganistán, EEUU desaloja del poder a los Talibanes con la ayuda de la “Alianza del Norte”. El resto de paises europeos de la OTAN, dicen que están en ayuda humanitaria y, efectivamente, realizan labores en ese sentido pero, la población no ve con simpatía a los extranjeros y se suceden los atentados contra los occidentales desplegados en el país por parte de grupos terroristas.
Los Talibanes se han retirado a las montañas y, desde allí, organizan el contra ataque.

Mientras tanto, el gobierno afgano creado por EEUU tras expulsar a los Talibanes, no aplica la ley islámica, respeta los derechos de las mujeres y humanos en general, pero es absolutamente ineficiente y corrupto y tiene poca implantación en el país. La principal industria del país es el cultivo del opio para la fabricación de la heroina que inunda el mercado, siendo Afganistan el mayor productor de droga del mundo y un auténtico narco estado.

Mientras buscan a Bin Laden, los estadounidenses, se encargan de formar y entrenar al ejército afgano para que sean los propios afganos los que defiendan a su país, sin embargo, este ejército, mal pagado, no hace frente de una forma eficaz a los talibanes, que están empezando a recuperar posiciones.

- Muerte de Bin Laden

Desde su entrada en Afganistán, el servicio secreto estadounidense todavía no ha encontrado a Bin Laden y ya han pasado diez años. Buscan en las cuevas de las montañas de Tora Bora, siguen toda clase de pistas que les dan informantes afganos y que resultan ser falsas, espían el país mediante satélites, interceptan todas las comunicaciones, detienen e interrogan, mediante tortura, a todos los sospechosos de tener alguna relación con él, aunque sea lejana, y no lo encuentran. Mientras, crece el odio de la población hacia ellos.

Bin Laden no utiliza teléfono ni internet para no ser descubierto, solo se comunica con el exterior mediante un mensajero de confianza y en 2011, la CIA descubre a Abu Ahmmad al-kuwaiti, el mensajero de Bin Laden.

Los agentes de la CIA vigilan al mensajero, localizan la casa en Abbottabad (Pakistán), comprueban que entran y salen niños, que hay mujeres que salen a hacer la compra y, mediante fotografías aéreas, comprueban que en ella vive un hombre alto, que nunca sale a la calle y que coincide físicamente con las características de Bin Laden. Finalmente, están de acuerdo en que, con más de un 90% de posibilidades, allí está Bin Laden.

En la noche del 1 al 2 de mayo del 2011, habiéndo sido informado el gobierno paquistaní, un comando de los “Navy Seals” compuesto por 23 efectivos, un intérprete y un perro llamado Cairo, se desplaza en tres helicópteros hacia Abbottabad, entra en la casa y mata a Bin Laden.

Es la operación “Tridente de Neptuno”, el nombre en clave para Bin Laden era “Gerónimo”.
- La salida de Afganistán

Tras diez años en Afganistán, los estadounidenses han logrado encontrar y eliminar a Bin Laden, ahora hay que tratar de consolidar un régimen democrático, que sea amigable con Occidente y que no caiga de nuevo en manos de los talibanes, ni se asocie con Rusia o China. Emplearán diez años más en este intento, miles de vidas y billones de dólares.

La capital, Kabul, y algunas ciudades grandes parecen responder a una cierta normalización, funcionan los comercios, hay universidades en las que pueden estudiar hombres y mujeres. Las mujeres pueden  obtener sus títulos universitarios, se pueden incorporar al ámbito laboral y se pueden mover libremente. Pero en el resto del país, las cosas no son como en Kabul. El estado afgano, solo tiene presencia real en algunas ciudades grandes, en el resto las tribus lo controlan todo mientras los talibanes cada vez controlan una mayor parte de Afganistán.

Estados Unidos ya lleva veinte años en Afganistán, ha gastado una cantidad inconmensurable de dinero y ha perdido miles de vidas, los dirigentes estadounidenses se dan cuenta de que se está repitiendo con ellos, lo mismo que pasó con los soviéticos. Encontraron algo a lo que alimentaron y ya no controlan. Ahora, son ellos los que han caido en la trampa, por lo que deciden rendirse y marcharse para no seguir arruinándose allí.

- Abdul Ghani Baradar

Abdul Ghani Baradar era el viceministro de Defensa del régimen talibán antes de la entrada de EEUU.

Con los talibanes expulsados del poder, la CIA localizó a Baradar en Karachi (Pakistán), avisó al servicio de inteligencia paquistaní y lo encarcelaron, esto fue en el 2010.

En 2018, Zalmay Khalilzad, el representante del presidente Trump en Pakistán, pidió la liberación de Baradar para que encabezara las negociaciones del acuerdo de Doha (Qatar).

Baradar firmó el acuerdo de Doha con EEUU en febrero del 2020.

- El Acuerdo de Doha

El “Acuerdo de Doha”, oficialmente “Acuerdo para Traer la Paz a Afganistán” y denominado por algunos observadores críticos “La Rendición de Doha”.

Se firmó el 29 de febrero del 2020
- Por una parte el gobierno de EEUU, presidido por Donald Trump, presionado por los constantes ataques terroristas y el poco apoyo de la población afgana.
- Y por la otra los talibanes.

Se acordó un calendario para la retirada de EEUU y sus aliados en 14 meses, también se levantan las sanciones impuestas a líderes talibanes. A cambio, los talibanes no permitirán que ninguno de sus miembros, ni otras personas o grupos, incluida Al-Qaeda, usen el territorio afgano para amenazar la seguridad de EEUU y sus aliados.

También se establece que los talibanes y el gobierno afgano entablen negociaciones para llegar a un alto el fuego y un acuerdo definitivo sobre el futuro político del país. Y finalmente se acuerda la liberación de 5.000 prisioneros talibanes y 1.000 funcionarios del gobierno afgano presos de los talibanes.

Pero no podemos olvidar las relaciones que, desde su origen, tienen los talibanes con “Al-Qaeda”, ni la existencia del “ISIS-K”. Por lo que, nada mas empezar, ya hay las primeras consecuencias:
- Los talibanes se han hecho con el control sin negociar nada.
- El gobierno afgano ha dimitido y el presidente, Ashraf Ghani, ha huido a Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos).
- Se teme que el gobierno talibán vuelva a imponer el régimen integrista.
- Ya ha empezado a operar en el país, el “Estado Islámico”, bajo el nombre de “ISIS-K” (Estado Islámico de Khorasan).

ISIS-K toma su nombre en honor a una una región de Asia Central llamada Khorasan donde, en tiempos antiguos, hubo un califato.

- Temor por la creación de un estado terrorista

“Cuando los extranjeros y los pueblos del mundo abandonen Afganistán, podremos reiniciar nuestras operaciones”, anunció un alto comandante del ISIS-K, en una entrevista a la CNN.

También ha insistido en que los talibanes son sus enemigos, puesto que el movimiento representa una interpretación moderada, en comparación con el grupo yihadista, de los preceptos más radicales de la ley islámica. Paralelamente, esto sirve como una forma de “lavado de cara” de los talibanes, frente al público.

ISIS-K y los talibanes, se muestran como enemigos y tienen sus guerras de poder entre ellos aunque, respecto a todo lo no islámico, están en el mismo bando. Teóricamente, la diferencia es que los talibanes defienden la imposición de la ley islámica (Sharia) en los países islámicos y los de ISIS pretenden establecer el Islamismo internacionalmente, siendo de esta manera una organización de terroristas profesionales usables cuando son activados, financiados o apoyados por aquel que tenga interés en ello, en el enfrentamiento geoestratégico global.

- Europa

¿Que pasará si EEUU se recoje sobre si mismo y deja de asumir la responsabilidad de todo?
Hasta ahora, siguiendo a los líderes mundiales, hemos obtenido el incendio y desestabilización de Medio Oriente, el norte de África y el Sahel y una amenaza terrorista global. En Europa, crisis económica, de atentados, de refugiados, el crecimiento de la ultra derecha y la radicalización de la ultra izquierda. Y ahora, con este nuevo episodio, se abre nueva crisis en Europa y nuevo enfrentamiento geopolítico en Asia y Oriente Medio.
¿Podría ser peor? Quizás sí, pero estamos donde estamos.

Respecto a esta perspectiva, el Alto Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Josep Borrell, el día 19 de agosto, declaró que, la UE no puede dejar que China y Rusia tomen el control de la situación en Afganistán y se conviertan en los patrocinadores del Kabul liderado por los talibanes. Borrell, convocó una reunión urgente de ministros de exteriores, para debatir el papel que Europa debe asumir con respecto a las nuevas realidades.
Operación “Tridente de Neptuno” para eliminar a Bin Laden