Afganistán, el infierno
que nunca dejó de ser
eloy de mateo
Manifestación en Barcelona pidiendo protección para las mujeres afganas / Eloy de Mateo
Report Fotografía / 31 de agosto del 2021

El 17 de agosto del 2021, se ha realizado en Barcelona una manifestación en apoyo a las mujeres afganas. El motivo es la toma del poder por parte de los Talibanes en Afganistán, lo que ha despertado el miedo y la incertidumbre  ya que se teme que aplicarán la “Sharia” en su forma mas desconocedora de los derechos humanos y especialmente agresiva contra las mujeres.


Los hombres que no se plieguen ante la ley islámica lo tienen peor puesto que, acusados de infieles y traidores, serán detenidos, torturados brutalmente y asesinados de la forma más salvaje. Por lo que los hombres aceptarán el régimen y se convertiran en la parte dominante de la sociedad, de forma absoluta.

Este es el escenario que se teme de ahora en adelante en Afganistán a pesar de que los Talibanes anuncian que aplicaran una ley suave y no se les quitaran derechos a las mujeres pero, nadie confia en que sea así.

Como se ha llegado a esta situación
La Unión Soviética siempre estuvo atenta a lo que podían significar los islamistas para ellos, puesto que eran la cultura dominante en su entorno e incluso en algunas de sus repúblicas y representaban una competencia al poder del régimen comunista.

Por este motivo la URSS se ocupó de reprimir y controlar a las religiones, manteniendo a los islamistas en vereda.

A grandes rasgos, los islamistas, eran un elemento útil para los EEUU porque eran una herramienta con la que atacar y desestabilizar a la URSS.

Durante las monarquías, las grandes ciudades de Afganistan estaban occidentalizadas de forma relativa, pero era un país poco estable por el enfrentamiento entre el gobierno, que pretendía modernizar y mejorar las condiciones de vida en el país, y las diferentes tribus (informe del IEEE)  que componen la población de Afganistán.

Cronología de los hechos
1920: La monarquía de Amanullah y Soraya crea la “Organización para la Protección de las Mujeres” para luchar contra los malos tratos a las mujeres y el analfabetismo.

1933: El nuevo rey, Zahir Shah, abre las primeras escuelas para niñas, introduce en la Constitución del 1964 la igualdad entre los sexos y reconoce el derecho al voto de la mujer.

1964: Se funda el Partido Democrático Popular de Afganistán (PDPA) de orientación comunista, y la “Organización Democrática de la Mujer”. Este año se celebra por primera vez el 8 de marzo y la URSS, con la táctica de los derechos para las mujeres, empieza el plan para quedarse con Afganistan bajo su orbita de estados satélite.

1973: Zahir Sha, uno de los grandes modernizadores del país, es derrocado por su primo. Se proclama la República de Afganistán con Mohammed Daud como presidente.

En abril de 1978 el PDPA da un golpe de estado con el visto bueno de Moscú, que acaba con el régimen de Daud, dando el poder al “Partido Democrático Popular” de Afganistán, con Taraki al frente. El gobierno del “Partido Democrático Popular” de Afganistán fue el llamado “Consejo Revolucionario”, de carácter marxista.

En diciembre de 1978, Taraki firma un tratado de “Amistad, buena vecindad y cooperación” con la Unión Soviética.

Desde occidente se observaba con atención lo que sucedía en Afganistán, ya que el gobierno afgano estaba claramente alineado con en el bloque soviético. Por este motivo, los servicios de inteligencia norteamericanos se fijaron en la oposición islamista como una fuerza contra al gobierno de Taraki.

La existencia de un gobierno comunista títere de la Unión Soviética en Afganistán, producía una gran preocupación en Estados Unidos y el mundo occidental, debido a que daba a los soviéticos una gran influencia y poder en esa zona de gran importancia geoestratégica.

Invadir Afganistán por parte de Estados Unidos no era recomendable por lo que era mejor desestabilizar el país a través de un tercero, allí entraron en juego la muyahidines (guerreros islamistas).



 Siguiente >>