Circo Raluy en Barcelona
Siguiente >>
Foto: Eloy de Mateo
Antecedentes históricos:

Nos hemos de remontar al pueblo oscense de Fonz, donde Francisco Raluy, un pastor que capturó un oso en los Pirineos, andaba haciendo un espectáculo de calle con el animal.
Foto: Eloy de Mateo
Primeros pasos en el circo:

Fue en 1911, cuando Francisco Raluy tuvo un hijo, Luis Raluy, el padre del actual Luis Raluy.

Luis Raluy (1911-1984), tenía vocación circense, deseaba ser acróbata y practicaba en la playa de la Barceloneta. Un día pasó por allí el barrista Juanito Siles y lo introdujo en el mundo del circo.

En 1930, Luis Raluy entró a formar parte del trío Keystone, especializado en barra fija, con ellos trabajó en los grandes circos europeos, recorriendo todo el continente.
La Guerra Civil (1936-1939):

Cuando estalló la guerra civil, Luis Raluy decidió abandonar el circo para venir a luchar a España.

El actual Luis Raluy, solo sabe que al terminar la contienda, su padre quedo preso en un campo de concentración en el norte de Valencia, del que una hermana suya, logró sacarlo tras, como se dice, remover cielo y tierra.

Después de esto, se casó con Marina Tomás Jorba, su mujer durante toda su vida y que desde ese momento le acompañó en todas sus aventuras.

Del matrimonio de Luis Raluy y Marina Tomás, nacieron cuatro hijos, Luis, Carlos, Eduardo y Francisco.
Foto: Eloy de Mateo
El Bar London:

Tras la guerra civil, el bar London, en la calle Conde del Asalto de Barcelona (ahora Carrer Nou de la Rambla), era el lugar donde se reunían los artistas.

El actual Circo Raluy, ha dado el nombre del bar a su caravana-cafetería, en homenaje a este local.

En el bar London, los artistas se juntaban, porque el dueño, el Sr.Roca, les fiaba, les permitia pagar las consumiciones mas tarde, no el momento en el que las tomaban.

Allí, los artistas pactaban sus contratos y diseñaban sus espectáculos, artistas entre los que se encontraba Luis Raluy.

En los años 50, los espectáculos circenses eran al tanto por ciento. Se juntaban un grupo de artistas y alquilaban una carpa con el material, al dueño le daban el 10% de las ganancias y con el 90% restante, se pagaba la publicidad, los viajes y, los artistas, se auto-pagaban el sueldo
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
La creación del propio circo:

Fue en los años 50, cuando Luis Raluy creó los números que le hicieron famoso, El Doble Cañón Humano y El Triple Salto Mortal en Automóvil.

Trabajó en Cirque d’Hivern de París, en el Cirque de la Bouglione, en el Black Pool Tower Circus y en Chiperfields Circus.

Ya habían nacido los cuatro hijos del matrimonio, cuando en 1960, Luis Raluy, decidió crear su propio circo.
Compró el Circo de Brasil, que estaba en la ruina, para reflotarlo.

Los integrantes de esta trouppe, formada por los seis Raluy, cuatro brasileños, artistas húngaros, alemanes y de otros países de Europa, consiguieron hacerlo funcionar y empezaron a viajar por el mundo.

En sus viajes, vivieron la independencia del Congo Belga, con el asesinato de Lumumba, en medio del caos originado, lograron llegar hasta Madagascar y desde allí, prosiguieron la gira, pero entonces, se les quemó la carpa y tuvieron que comprar otra nueva.

Durante dos años y medio, viajaron por Madagascar, Las Islas Mauricio, Tanganika, Uganda, Kenia, Sri Lanka y Singapur.
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
Entonces, los hijos ya trabajaban en el circo. El actual Luis Raluy, que tan amablemente nos atendió, hacía barra fija y de payaso.

Según explica, viajaron por China hasta llegar a Hong Kong, allí les cogió un tifón que destrozó toda la carpa y el material del que disponían, llegándose al punto del “sálvese quien pueda”.

Aquel desastre acabó con el Circo de Brasil, los artístas húngaros cruzaron China y Rusia, hasta llegar a su país, los brasileños marcharon y nunca mas se supo de ellos y, los Raluy, llegaron hasta Singapur, donde estuvieron un mes esperando un barco que les llevara a Marsella y de allí a Barcelona.

En Barcelona, tuvieron que volver a empezar de cero, sin contar con nada mas que una caravana que era su vivienda. Un autobús viejo adaptado con literas, sala de estar, cocina.
Siguiente >>