Circo Raluy en Barcelona
Enero del 2008
Circo Raluy
Texto y Fotografías:
Eloy de Mateo
Siguiente >>
Foto: Eloy de Mateo
Vemos como junto al mar barcelonés se extiende un mosiaco de colores presidido por una carpa circense frente a la ciudad. Se trata del bello e intimista Circo Raluy.
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
Nos acercamos y encontramos a Luis Raluy, que es con su hermano Carlos,uno de los co-directores del circo. Nos atiende con aquella amabilidad tranquila, de aquella manera que parece que no importe el tiempo, como si tuvieramos la eternidad por delante y como si nada nos pudiera perturbar.

Despacio, nos va explicando detalles, alguna aventura, todo como si fuera lo mas normal, sin darle mayor importancia, aunque nos este explicando hechos extraordinarios.
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
Luis Raluy nos muestra una gallina del circo, recuperada de una granja industrial.
“Ahora ya tiene plumas” - nos comenta, tiene el pico cortado porque, en las granjas les cortan el pico para que no piquen los huevos ni se piquen entre ellas.

Aquí no veremos fieras, tigres o leones atravesando aros de fuego, ni elefantes bailando como bailarinas.
 
El gran número con animales, al menos en esta ocasión, consiste en un gorila que baila con Louisa.

Un gorila que es en realidad un artista caracterizado con el disfraz utilizado para hacer la película “Gorilas en la Niebla” y, que el circo consiguió comprándolo por internet.
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
El Circo Raluy ofrece un espectáculo que, según nos cuenta Luis, es mas para mayores que para niños.
Se trata de lo que podríamos llamar “Circo del Arte”, basado en la belleza y la poesía, donde se crea un ambiente intimista y cercano al público asistente que queda envuelto en aquel entorno mágico y lleno de sensibilidad. Con aquel estilo antiguo, romántico en el verdadero sentido de la palabra, emotivo y, si se quiere decir así, algo melancólico.
Foto: Eloy de Mateo
- El Museo, Las Caravanas, el Símbolo de la Libertad
Foto: Eloy de Mateo
Al estilo de las antiguas troupes circenses, el Raluy se desplaza en caravanas que son al mismo tiempo vivienda de los componentes de la compañia.

Son caravanas antiguas que forman un museo, muchas de ellas son de hace dos siglos que, perfectamente conservadas, nos muestran su belleza propia de antaño, aunque interiormente, reformadas en cómodas viviendas.

En sus tiempos, eran tiradas por mulas y actualmente por antiguos camiones, algunos de los cuales datan de la 2ª Guerra Mundial.

Viajan por las carreteras a una velocidad de unos 50 Km/h, como ya hemos hecho notar, el tiempo no es algo que preocupe aquí.

Aparte del legado histórico que representan, que mayor símbolo de la libertad, entendida desde un punto de vista romántico, hay mas evidente que una caravana.
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
Siguiente >>