Dalai Lama en Barcelona
Siguiente >>
Foto: Eloy de Mateo
Introducción al problema del Tíbet

Invasión del Tíbet:

China invadió el Tíbet en 1949.

El gran problema siempre ha sido el límite territorial del Tíbet, ya que una porción importante del territorio chino es de civilización tibetana: todo el Qinghai, partes del Xinjiang, del Sichuan y del Yunnan. Esto representaba un conflicto de poderes, entre el régimen comunista presidido por Mao y la tradicional sociedad budista.

La invasión del Tíbet, según los chinos, significaba la liberación de aquellas tierras, el inicio del progreso para los tibetanos y el librarse del yugo al que los tenían sometidos los monjes.

En China, había triunfado la revolución comunista, con Mao Zedung a la cabeza.

El nuevo régimen surgido tras la revolución, intentó eliminar la religión ya que la consideraba la causa de todas las desgracias y calamidades que desde el principio de los tiempos habían azotado a la población. Además, la religión era la autoridad que le hacía la competencia al del gobierno de Mao.

La religión budista, en sus diferentes sectas, estaba muy extendida por el territorio dándole una identidad nacional. El gobierno revolucionario la veía como un peligro para sus proyectos, así que intentó acabar con ella y la nación tibetana invadiendo el Tíbet.

El 7 de octubre de 1950 el ejercito chino entró en el Tíbet. El gobierno tibetano intentó detener la invasión mediante la diplomacia, su líder era Tendzin Gyamtsho, el XIV Dalai Lama, de apenas 15 años de edad y todavía en proceso de formación para asumir sus responsabilidades.

En una reunión el 23 de mayo de 1951, Mao, de forma aparentemente amable pero realmente sibilina, indujo al joven Dalai Lama, posiblemente impresionado por la personalidad del lider chino, a firmar el  “Acuerdo de los Diecisiete Puntos” que proclamaba la "liberación pacífica" y la anexión del Tíbet a China. En este acuerdo, China se comprometía a respetar las tradiciones e instituciones tibetanas, pero las obligaba a someterse a su voluntad.

Tal fue el influjo que ejerció Mao en ese momento sobre el Dalai Lama, que este, en un principio, llegó incluso a pensar en una convivencia positiva y fructifera con el comunismo tal como Mao se lo había explicado.
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
La Reforma Agraria y la Resistencia Tibetana:

En las provincias del Kham Oriental y Amdo, China aplicó la “Reforma Agraria”, lo cual implicaba la perdida de la posesión de las tierras por parte de los lamas y la aristocracia tibetana. Como consecuencia, en Junio de 1956, estalló una rebelión en estas dos regiones, dando lugar al nacimiento del “Movimiento de Resistencia Tibetana”. Este movimiento de resistencia, culminó en una guerra de guerrillas a gran escala en el Tíbet Oriental.

En 1957, los jefes de la resistencia de Kham formaron en Lhasa el movimiento de guerrillas llamado “Chushi Gangdruk” (Cuatro Ríos, Seis Cordilleras), dando origen a un ejército de guerrilleros para luchar contra los Chinos.

Toda esta situación culminó el Marzo de 1959 en una gran revuelta en Lhasa, duramente reprimida por el ejercito Chino y que dió lugar al llamado “Alzamiento Nacional Tibetano”, a partir de ese momento, el gobierno tibetano tuvo que huir del país, instalándose en Dharamsala, al norte de la India., formando el llamado “Gobierno tibetano en el exilio”.
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
Foto: Eloy de Mateo
Siguiente >>