A gran escala, en los procesos industriales de las fábricas, ganadería o agricultura, como a pequeña escala en los hogares particulares, se malgasta agua que se ensucia o contamina.