Más de un centenar de detenidos

Tras la detención de Babariko, que se sumaba al arresto impuesto a Tikhanovski, se produjeron protestas en todo el país con el eslogan “Liberadles”.

Las manifestaciones de solidaridad con los candidatos opositores detenidos, se extendieron a las ciudades de Vitebsk, Grodno, Brest, Mogilev, Lida, Pinsk, Baranovichi, Bobruisk, Salihorsk, Molodechno y la capital del país, Minsk.

Los actos de protesta consistían en grandes cadenas humanas pero, a pesar del carácter pacífico de las acciones, la policía detuvo un total de más de 130 personas sumando todas las detenciones hechas en todas las manifestaciones. Luego, la mayor parte de ellas fueron puestas en libertad.

Lukashenko denuncia un plan para desestabilizar a Bielorrusia.

Ante la perspectiva de que, por primera vez desde que accedió a la presidencia, podría perder las elecciones, Lukashenko ha reaccionado acusando a toda la oposición de llevar a cabo un plan para desestabilizar al país organizado desde Rusia por Gazprom, algo que desde Moscú se desmiente tajantemente. También ha añadido que no permitirá un “Maidán” como ocurrió en Ucrania el 2014.

Por su parte la Unión Europea pide que se respeten los derechos de todos los candidatos y las embajadas de EEUU y del Reino Unido en Bielorrusia instan al gobierno a permitir a los bielorrusos manifestarse y expresarse pacíficamente y a liberar a los detenidos.